Buscar
  • Joseba Del Valle de Lersundi

DE NATURALEZA OPTIMISTA

Actualizado: 25 sept

  A poco de empezar a ponerse caliente la pasa de esta temporada, me gustaría hablar del optimismo injustificado e increíblemente incomprensible del cazador. 


Parece que fue ayer cuando me escribí una carta para decirme a mí mismo lo que iba pasar esta temporada después de la frustrante (por no decir mierda) de la temporada pasada. Que si no merece la ilusión que pones, la pasta que te dejas, los días de vacaciones que gastas, los morros con la parienta…un sinfín de motivos que seguramente en cualquier otra afición serían suficientes para, como se dice en argot futbolístico, colgar las botas. Pues bien, el cazador en vez de colgar las botas, compra botas, balón, camiseta, medias, pantalones y hasta calzoncillos nuevos. Pienso para mí, eres tonto, pero luego levanto  la cabeza y digo, no, lo que eres es cazador y orgulloso. 


Pues bien, aquí estoy delante del ordenador, a 23 de Septiembre, mirando continuamente el calendario como si de un tic convulsivo se tratara, contando los días que faltan para que llegue octubre. Sinceramente, creo que ni mi hijos cuando están esperando a Olentzero miran tanto el calendario. Sé que en breve pasara por aquí mi compañero Pello y me repetirá lo que temporada a temporada me repite, otra de las frases que los cazadores utilizamos por estas fechas más recurrentemente (éste año seguro que sí, nos toca), qué leches nos va a tocar!! a mí por no tocarme no me tocaban ni las abuelas del pueblo, esas que por ser niet@ de quien eras ya te plantaban dos besos. En fin, pero y si sí… 

Otra de las cosas que suelo hacer en Septiembre, es buscar motivos para creer que la pasa de este año va ser o parecer a las de antaño. Puede parecer, que buscar una codorniz en muchos de los rastrojos este año, ha sido tarea más fácil, pero si hay y las he encontrado. Os prometo que encima son razones de peso para creer que va ser un buen año. Quizá, si tengo tiempo mañana o pasado si os apetece os las cuento. 


Lo que tengo claro es que a las puertas de cumplir cuarenta primaveras, si no he cambiado ya no voy a cambiar, y sinceramente os digo que no quiero cambiar, pues este pequeño cosquilleo que siento en las tripas, me hace ver que sigo vivo, que sigo sintiendo y que esta afición se tiene o no, yo por suerte yo la tengo. Seguid siendo optimistas, pues algún día os tocara, o no…   Un saludo y buena caza


212 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo